miércoles, 19 de mayo de 2010

El desierto de las setas




Mientras camino con mi cuerpo entre vertederos de metal que crean angustia, voces y acciones de gnomos obreros anodinos, estertores estériles de marionetas trajeadas, puedo viajar al mismo tiempo por el desierto de las setas.
Para ello, primero tienes que oír la miel invisible que componen todos los átomos en el aire, moverte nadando en su azúcar y, después, renegar de los diez mandamientos de la realidad:
hipocresía,
verdad,
finalidad,
creencias,
ciencia,
progreso,
felicidad,
lógica,
moral,
deber.















1



Entonces SOY y veo a lo lejos las enormes sombrillas con sus peciolos: las inmóviles setas, esparcidas y separadas en un desierto de arena y tierra cortado por el viento, sabias aunque insensibles, montones de libros vegetales esperando ser abiertos. Aquí uno se siente, al principio, pequeño, asombrado y desorientado, porque se está de verdad en un lugar, porque se existe, con lo que no se sabe si es un lugar, si existen más lugares o si existe un lugar en algún lugar. estoy y no estoy; mis genes no paran de rotar. 
El sol es una duda que alimenta el páramo y hace crecer los conocimientos que albergan las setas. No hay que esperar más; algo en mí me dice que hay que comerlas y escupirle a Dios en la cara con ellas.



2

Mientras, bajo al vagón del tedio y, durante su desplazamiento interminable
, el túnel oscuro que nos rodea me dice que eso existe, que aquí abajo nada vale, que es una mala y chapucera imitación, un pastiche, un espantapájaros aceptado por todos, mientras que yo he visto como ven los ciegos, pero sin ver la broma, sino en lo que está basada. Conozco la historia de primera mano y el puzzle de sensaciones encaja, viajando una y otra vez por el subconsciente. El fluido y los cuchillos han hablado. Mi cerebro puede mover mi mano pero los hilos que genera esa glándula oculta, esa verdad satánica escondida en el encéfalo, hacen también que yo vuelque y descarrile el vagón; mi telequinesia es implacable y ejecutora. Ahora el destripador puede cebarse en las víctimas del accidente antes de que lleguen luces y sirenas para preguntarse qué es lo que pasa: no hay nada que saber.
El peciolo es suave, al tacto es como algodón, húmedo como una vagina lubricada esperando ser acometida en toda su superficie para alcanzar su éxtasis. Es asombroso cómo todo se relaciona con todo; si te la comes, la seta te lo dirá. El chamán del desierto está a cientos de kilómetros de mí, con su melena volando en este vasto páramo, pero yo le veo asentir. Miro arriba y el sombrero de la seta lo cubre todo, y es un cielo cubierto de estrellas.




3
























SETA Nº 1:

Entro en una mayonesa blanca, un semen ardiente e inexplicable que sabe a lejía y suavizante. me quemo los intestinos y el tallo ya no tiene paredes ni límites. Cansado, con sueño, estoy crucificado a la cama. Mis ojos se llenan de cartílago rojo y atravieso con otra vista aros abstractos, intocables portales psicodélicos, con colores como preguntas y respuestas. La velocidad irracional acaba finalmente con pupilas e iris, pero dentro de esa carne sanguinolenta, de esas nuevas gafas corticales, siento la ceguera como un fogonazo de luz que ocupa todo, y me veo junto a las setas, mientras el viento del desierto arrastra las cosas en forma de bolas de maleza.





4


















SETA Nº 2:

La nueva autopista de la sensación me rodea con bellos desnudos, carne transparente que deja ver auroras destellantes. En mis tripas se clava una lanza de azúcar, el órgano sexual de esos cuerpos. Vomito caramelo ardiendo y, desnudo, choco contra esos cuerpos y nado y planeo entre la masa de sexos de hojaldre. Es un festín de movimiento, hundiéndonos los unos en los otros, carne y miga mordida, lamiendo su sudor de almibar, y los vuelos acaban en eyaculaciones de chocolate. Entre la descarga dulce veo unos labios con forma de estatua nebulosa, de diosa etérea que reconozco. "Me gustaría que fueras una esponja que me quitara toda la suciedad". Tal vez pueda llevarme también esto, así que nos absorbemos el uno al otro, ahogados en aire y agua.


 

 


















 5






SETA Nº 3:

Nuestro abrazo se convierte en un inmenso esqueleto-cárcel de gigantescos huesos negros, duros como el espacio y con formas esculpidas por un artista alienígena, una médula amorfa y ruidosa formada por miríadas de agujas de un material desconocido. No me domino porque el otro también está y, en la dura lucha, nos arrancamos con ruido seco los cráneos y desconecto... Escucho el eco del silencio y me veo en el espejo de la nada, un cuchillo esperando ser afilado para rajar el vientre de esa puta llamada universo y sacar las vísceras que hay dentro del espacio. El ser humano no puede ordenar nada; tan sólo elegir y esperar. Espero atravesando el desierto de las setas, de peciolo en peciolo; todas son venenosas porque contienen vida.

 






















6

 




Abajo nadie irá arriba porque están humillados o porque no saben. Yo, aquí, en la pasta del champiñón cósmico entrelazado, reparto las cartas de la locura...

  

Safe Creative #1005046199403








EN MEMORIA
DE
WILLIAM Seward BURROUGHS

(1914-1997)






Fotos:
1. De "Danger Series". Retrato de William S. Burroughs en frente del Theatre Odeon, de Brion Gysin.
2. "Holland House Library. Kengsinton, Londra"
3. Portada para "Interzone" nº 204, de John Picacio.
4. "Mirror Gazing-telekinetic combustion" de Paul O'Donovan.
5. "Are you there William S. Burroughs?" de Tim Leeland.
6. "X-Ray Man" de William S. Burroughs.
7. "William S. Burroughs" de Annie Leibovitz.














miércoles, 12 de mayo de 2010

Un dia en la vida de...



Todas tienen el coño rizado y son suaves. Si quieres casarte conmigo muérdeme el labio inferior y guárdatelo en tu estómago; yo haré lo mismo con tu labio superior. Te voy a contar lo que hice ayer.













1





Huele la delgada línea de la muerte en ese río de orina que fluye por las hendiduras que separan los baldosines de las aceras. El sueño tengo que sacarlo de dentro de mi cerebro como si fuera un abrigo reversible. A veces cuesta tanto escribir, volver a la vida después de la muerte, pero siempre acabo haciéndolo. He resucitado tantas veces... Y cada vez siempre hay miedo, como si el miedo fuera la llave que abriera el gran fogonazo, el inmenso dolor, y, luego, no se sabe qué... Te sientes inútil, pesado, torpe e inservible; por eso te mueres...
Pero luego vuelta a ser otra vez un trozo de granito inconcreto con extremidades y deseo, mucho deseo, deseo que se retroalimenta con el hastío que produce conseguir la banalidad que deseabas. Cada segundo es un éxodo por el desierto, una peregrinación por una aridez mental en la que no ves el sentido; sólo arena, vacío y agreste paisaje, interminable...

Y todo es una cara de lo mismo, la muerte es una extensión de la vida. Soy un tanque lleno de infinito reprimido, bebo más cerveza y el agujero de la jarra me abre un túnel que no comprendo pero quiero. No sé dónde estoy...
Ni sé si estoy...



2




















Vuelvo y la borrosidad me sacude, me hace andar a toda velocidad, atravesándola y aclarándola con mi devenir, hasta que llego al baño, me meto los dedos en el alma y vomito al contacto con la consciencia. (¿Por qué?¿Qué he perdido?).
De nuevo en la jungla de movimiento y ruido del local estoy solo, como siempre (esta vez incluso físicamente). Sigo excavando en el alcohol y de nuevo el dolor se hace un cirujano que no me deja saber, sólo intuir. Exploto, naufrago y me quemo en un infierno de bilis y lava. Ahí, en el ojo de la condena, no tengo ya más miedo; sólo dolor, muerte y vida... como siempre.
¿Por qué temer? Sufrir es respirar.
La música me dice que estoy solo y perdido, que todo es cierto, que depende del "punto de vida", que la muerte es una amante paciente y generosa, la más fascinante por desconocida. Así pues, lo que queda es esperar para luego cargar.





3

 














Ahora me duele la espalda, una cucharada de fuego en mi "médula vital", pero me aguanto y resisto, siempre resisto, aún con lágrimas de sangre, con el aliento apestando a hemoglobina, vivo y muerto, desnudo y debilitado, tambaleándome de un lado a otro mientras peino las calles grises. Ponedme una cruz a la espalda y puedo ser un cojonudo Cristo nihilista en busca de un cariñoso polvo. Esa es mi cruz: amar y vivir. Y yo lo amo todo. Por eso rujo una y otra vez. Soy un leon siniestro que no para de vomitar su ira y de brotar llagas de zombie poeta por todo mi cuerpo. Un tipo duro. Si sigo así me quedaré satisfecho y con las cuerdas vocales desgarradas. También puedo ser un gusano rojo que tropieza torpe entre la tierra.
Mientras la consciencia me da vueltas, me insulta y se pelea impotente, espero sentado en el portal del ágora-nada.





4
















La he visto de pasada, me ha mirado y estaba ahogando sus lágrimas en sueños de cannabis dulces como ella misma, sentada exactamente igual que yo, en la misma posición, en el mismo momento. Está amaneciendo, aunque la oscuridad todavía suelta algunas bofetadas, siempre tan cariñosa. La miro. Alguien intenta levantarme. "No te preocupes, puedo yo solo. Muchas gracias, tío". Sigo mirando.
YO LO SÉ.
No la conozco de nada. Está sola. Casi ni he visto su cara. Pero sé quién es. Está amaneciendo y quiero todo. La quiero. La amo. Estoy esperando a que crezcan mis alas de mariposa para ir a buscarte, extraña y oportuna flor. No puede ser más precioso: está amaneciendo, te amo y allá voy, volando, hacia ti.



Safe Creative #1005046199434







EN MEMORIA
DE
CHARLES BUKOWSKI
(1920-1994)







Fotos: 
1. Fotograma de "El borracho" ("Barfly") (1987), de Barbet Schroeder.
2. Charles Bukowski.
3. Fotograma de "Factotum" (2005), de Bent Hamer.
4. Fotograma de "Factotum" (2005), de Bent Hamer.
5. Charles Bukowski.















domingo, 9 de mayo de 2010

Zero






















La ciudad te muerde todos los días.....
A veces sueñas con un enorme pájaro gris....
de hierro y hormigón;....
otras con un escupitajo que vuelve traicionero hacia ti.....
 ....
La poesía ya no gusta a nadie....
con lo que la premisa es ....
que soy un loco bailando....
en un volcán en erupción:....
las palabras son vomitadas desde el interior....
y desgarran toda la carne del exterior.....
Es horrible sentir....
cómo muero derretido en cada ocasión.....
 ....
¿Por qué leer para interpretar la realidad?....
¿Acaso no te basta con sentir la punzada....
que te trae cada mañana de la inconsciencia a un nuevo día?....
Hacer hoy lo mismo que hiciste ayer,....
cortar el fluido de gente grisácea en las calles,....
fichar cada día en las oficinas de la nada,....
mirarte al espejo para comprobar que.......
¿no te parece suficiente para saber que estás vivo?....
Entiendo.....
Tú no quieres saber.....
Quieres sentir.....
 ....
Sí, pero mientras lucha cada día....
con la máscara de la mentira,....
con ese arrullo de carne vacía y articulada....
que nos revelan cada día las relaciones humanas.....
Sin embargo no es suficiente;....
tú taladras con la mirada,....
miras a los ojos y, de repente,....
toda la mugre cae.....
 ....
Esto bien podría ser una crónica del vacío,....
de cómo os miraré siempre a los ojos....
cuando estéis conmigo,....
copulando así con vuestra alma.
En los breves éxtasis de ensimismamiento
la creación surgirá con un hormigueo rosa.
....
Ahora, empiezo de zero.




Poema publicado en el suplemento especial 
de la revista GROENLANDIA nº7 (febrero-mayo 2010):
http://www.revistagroenlandia.com/PDF/suplemento-siete.pdf



Safe Creative #1005046199380



Foto:
-Fotograma de "La maman et la putain" (1973), de Jean Eustache.










Jazz canibal























Primero descubres....
que todo eso es polvo y humo....
dentro de un sueño,....
un mac guffin que crea tu mente....
para evitar la caída.....
Sin embargo....
me despego de la cama inconsciente....
y salgo....
y en la calle....
soy como un ángel descuartizado y miedoso....
que se ve sacudido....
por el jazz sincopado del día,....
una sucesión de notas....
que poco a poco son digeridas....
por un estómago lleno de tentáculos:....
hay que comerlo todo....
mientras no se sabe lo que se quiere.....
 ....
Pronto,....
entre las miasmas y el río rutinario,....
tras cientos de días que parecen eones,....
me encuentro con mi amor frío....
y me lo como a mordiscos.....
Es un tiburón vencido,....
un pescado muerto....
que nada inerte en su gelidez,....
tal vez porque así es feliz.....
Mi canibalismo acuático ....
no se ve recompensado.....
No hay digestión tras la matanza ártica....
y la gula polar;....
sólo más hambre,....
más hambre y sangre transparente, espesa pero sin color,....
mientras el hielo de su vida....
se hace escarcha....
y dentro, muy dentro,....
se derrite en una fundición....
que sólo alcanzo a presentir.....
No consigo describirlo;....
tan sólo puedo seguir....
andando oráculos y epifanías cotidianas.


Safe Creative #1005046199519





Foto:
-Fotograma de "Guinea Pig 4: Mermaid in a Manhole" (1988), de Hideshi Hino.












miércoles, 5 de mayo de 2010

Asfixia emocional


























Cajas de celos creando compartimentos de monstruos....
que salen de mí como dedos negros....
buscando atraparte en el tablero de mi debilidad....
cuando no sé respirar con tu oxígeno libre,....
en los días de la asfixia emocional.....
 ....
No hay cuadrados,....
ni dameros de miedo,....
sólo tengo que limpiar mi mente....
con pensamientos pavimentados de rosas....
donde el olor es como el agua,....
donde andas sin mancharte,....
tú que nunca has sabido nada sobre el fango,....
limitándote a conocer,....
ya sabiendo con tu inocencia,....
esa música en tu cabeza,....
bruma limpia entre árboles estancados,....
complicada y sencilla como un diamante.....
Defines el movimiento en campos puros....
que sólo yo puedo convertir en desolación,....
tu pelo extendido como un campo....
sembrado de flores que enseñan a sonreír....
y hablan con sus mensajes ocultos bajo la piel....
en surcos de futuro y presente,....
tú que mejor que nadie has sabido acariciarme.....
Mírala,....
extendida,....
replegada dentro de mí,....
la cacofonía de la autocompasión,....
el pensamiento una bala,....
una serpiente inquieta mientras me acuesto....
en las razones de tu pecho....
y en tus calientes latidos de madre.....
 ....
Llorando frente al agua de mi playa....
la melancolía se eleva en una condensación permanente....
y reconstruyo el vago rocío de nuestros labios de arena unidos,....
piel y carne fugaz buscando perpetuarse....
en remolinos de pasión....
que exprimen oxígeno inteligente de nuestra carne....
para por fin respirarnos.....
Eso será cuando tu perdón vuelva a reiniciar....
la marea de sangre en mis venas....
hacia la tierra de mi corazón,....
cuando las montañas blandas de tus pechos....
enmarquen el valle de esperanza en mi interior....
y tus cabellos creen lianas reales hacia tus ojos,....
tu mirada,....
una bruma que envuelve y que se puede abrazar.....
 ....
Se apagó mi cara.....
Lenguaje de monstruos en mi interior,....
sopa de costumbres sociales....
entrando en un aire de dolorosos grumos.....
Mis pasos por la ciudad....
un saxofón triste.....
No sé la distancia de la pausa,....
ni cuando se establece la parada de corazón....
entre desgarro y desgarro,....
entre latido y latido esencial,....
los periodos que componen mi auténtica vida,....
termodinámica de la personalidad sola.....
Sólo en un campo de niebla....
haciéndome preguntas.....
Piel débil como gasas,....
el diálogo interior de una momia....
escalando bosques de tela de araña,....
trapo de ideas artificialmente inestables....
que se deshilachan con la lluvia,....
hablando entonces el frescor.....
La balada de mi confusión,....
mientras me esparzo con la música húmeda....
tocada sobre las cuerdas de mi pensamiento....
y dejo de soñar con trampillas.....
Lloro entonces siempre por dentro,....
tu rocío lloviendo en mi agonía,....
posándose en futuros pétalos de sensaciones,....
tocando los brazos firmes de tu abstracción.....
 ....
Remolino,....
lágrimas como barcos que zarpan eternos....
en mis inquietos mares interiores,....
pronto glaciares expectantes y silenciosos,....
sabios endurecidos de amor y vida,....
icebergs incrustados de recuerdo,....
diferentes juegos de composiciones....
que salen de un mismo átomo,....
la semilla de nuestra peculiaridad.....
Ahora tengo que inventar tus palabras....
escribiéndose en la oscuridad de enfrente,....
la misma en la que te fuiste volando....
con la palabra que estará siempre en el aire,....
esperando volver a ser respirada....
para recomenzarlo todo...



Safe Creative #1005046199465




Foto: Óleo de Naomi Hoang.













Reconocimiento



























Las espirales del cuaderno....
son arañas que se enrollan sobre sí....
avanzando hacia mi mano,....

puede que buscando mi conciencia.....

Soy una persona de concreto paralizada,....

monstruo artificial de metal cárnico,....

un armazón de cosa....

rodeando a los sentimientos,....

sin tiempo que mueva mi cuerpo

antes de nacer a los demás,....
antes de cometer la amenaza de manifestarse.....

Soy la cosa que rodea a los sentimientos....

y estoy en el supuesto aquí,....

en medio de un enjambre de luciérnagas apagadas,....

solo.......


Las estrellas se han movido....

cuando creía que nunca las iba a ver.....

A veces sangro cuando sonrío....

y soy asesinado por la oscuridad....

cuando sólo soy capaz de emitir....

una pálida luz de aceptación....

hacia el mundo que no comprendo....

y que se desenrolla ante mi vista,....

escapándose,....

lijando mis pupilas en un dolor de aislamiento.....

Y no sé cómo decir las palabras que quiero,....

no sé si quiero decirlas,....

y si lo que sale son meteoritos descontrolados....

quemando el planeta a mi alrededor....

con los demoledores besos de un titán perdido,....

pero tan sólo soy una persona presuntamente terráquea....

intentando comunicarse lunáticamente,....

aunque su cuerpo es lo único no abducido....

hacia las dimensiones de mi lejanía,....

porque sois reflejos de estrellas....

y no adivino más que luces mudas....

que no me dicen nada....

en el firmamento oscuro....

que está grapado en mi mente,....

de alguna manera erróneamente cósmica,....

un perdido ángel doble de mí mismo....

sin Dios al que servir,....

tan sólo dejando libre su luz,....

sin conocimiento de ser visto,....

tan sólo parpadeando...


Se dedican a rodearme,....

y no sé si es de noche,....

todas esas pesadillas llenas de dedos....

que me tocan sin escucharme,....

sin preocuparse de quién soy,....

sus uñas pareciendo reírse,....

grises algodones entre mis ideas, ....

plomizos vapores entre mis sensaciones,....

los incomprensibles seres mirándome,....

persiguiéndome,....

hambrientos de mis acciones y mis deseos,....

carnívoros perros fantasmagóricos....

que me rodean en su círculo burlón,....

apretando como personas,....

torturándome como humanos,....

y no oigo los gritos que me provocan....

pues no tengo lenguaje ni boca....

conque expresar su vacía inercia,....

y sólo es real mi hastío....

como unos pulmones de granito....

conectados a tiránica y maldita máquina,....

haciendo latir mi carne....

para volar en medio del humo.....

Si no grito,....

si estoy encerrado....

en las rejas del pensamiento....

y en la cárcel del anhelo,....

acurrucado en lo que no tengo,....

quemándome con el humo invisible que despide....

la acumulación de átomos que vive,....

y respiro la fobia....

y mastico la desorientación....

y no sé si moverme....

o quedarme quieto para siempre,....

pero nunca podré alcanzar ninguno de los dos estados....

porque estoy exiliado sin huesos....

al campo de concentración de los demás,....

muros de almas que forman ruido,....

y tengo poco espacio mental....

en este pedazo de tierra imaginaria,....

un grano de arena flotando en el abismo....

y los astros que parecen querer tragar....

no consiguen proyectar mi sombra....

en este protón que me enmarca,....

quintaesencia de la limitación,....

minúscula pero invencible gravedad,....

palabras que sudo y sudo,....

puzzles de oraciones y sentencias anémicas, ....

perdiendo sangre conceptual sobre mi lengua,....

navegan como ballenas gigantes....

que se desploman transparentes....

con ruido y ahogo, ....

llevándome desnudo e indefenso a su resaca,....

y se descomponen para existir....

y abofetearme con su existencia,....

donde no hay feedback,....

donde no puedo parar de fluir y arder,....

donde sufro y vivo inercia,....

donde me toca ser.......


Me duermo por dentro....

y me veo entre la verdad del sueño.....

¿Qué ocurre si existo en forma....

y mi cuerpo es una casualidad,....

una bombona dura e impersonal,....

carnosa cárcel de convenciones....

para mi gaseosa esencia perdida,....

triste freón condensado en cárcel de hielo,....

testigo sufriente de la vida de los témpanos?....

Somos un clima,....

hecho por nosotros o por otros,....

subimos y bajamos temperaturas,....

creamos y destruímos fenómenos....

de los que acabamos siendo esclavos....

y por los que dejamos de preguntarnos,....

tan sólo sabiendo padecerlos,....

tan sólo dejando que nos cubran....

y que creen esa otra atmósfera,....

oxigeno de alienación e ignorancia,....

el aire aberrante de nuestros días.....

Entubados a sensaciones catódicas,....

hablando a teléfonos que no responden,....

esclavizados a las botas de la tecnología,....

tiranía digital que busca controlar el aire,....

el pisoteo del control,....

un miedo metálico camuflado....

con los jirones del poder,....

pero nuestras insignificantes costas mentales....

reciben la vida como una inmensa marea de sensaciones,....

un caos de espuma que nos acariciará siempre....

con su incomprensibilidad primigenia.....


La psicología de los glaciares deja que la observe....

y me sopla fría y cálida hacia esta mi ventana,....

mirando siempre desde el torbellino,....

dejando bailar ante mis ojos....

el diálogo de los elementos,....

y, en esta ciencia sensual e invisible,....

sigo dándote forma,....

seas lo que dulcemente seas, ....

moldeando tu carne intangible....

que se deja ser moldeada,....

y mis manos esculpen junto con mis ojos....

tu desinteresada ternura,....

tu mirada tranquila por debajo de la niebla,....

esa respiración que exhalas para jugar conmigo,....

ese aliento que me pide espera....

y que me hace admirar tu extraño cuerpo,....

y que me hace preguntarme si tú en realidad eres tú,....

si eres alguien en algún sitio,....

porque esa luz tuya está para existir,....

no para que la posean,
y por eso te veo....






Safe Creative #1005046199441



Foto: "Estudio de cuerpo humano", de Francis Bacon.