lunes, 17 de enero de 2011

Los hombres reptil (Lovecraftiana)







1




Este es el legado de los hombres-reptil,
los mismos que custodian a los titanes.
Tú ves músculos tensos y sudorosos,
tatuajes que son novelas incomprensibles de sus delirios,
manos salvajes que incineran las almas,
falos sangrientos que engendran hijos bastardos.
Sí, tú ves eso,
pero ellos te ven con ojos de serpiente,
porque dentro chocan planetas y se desintegran soles,
titanes estiran el firmamento
y demonios agujerean el espacio,
una masa de terror da la vuelta a la galaxia
y aparecen los seres conceptuales
que gobernaron al principio.
Y todo eso dentro, muy adentro,
durante tantos años,
entre las cuatro paredes de los manicomios,
pero, finalmente,
llegó la hora de abrir la llave.

Silencio.

Fuego

Humo

 
-Antes del terremoto los vi despellejándose enteros y lo que tenían debajo era una nueva piel (...) No, no me estoy inventando nada. Si vais allí lo veréis. Aquello es ahora un cementerio de pieles.











2




Esta noche los aviones se estrellaron arrollados por el vuelo de los dragones,
los ancianos, con escamas como pensamientos.
Abajo, los jóvenes de cuero negro,
volando entre los racionales como ángeles malditos y reptilianos
con cuchillos de extravagantes formas y tamaños
que cortan conceptos y creencias.
Todo el Imperio Frívolo,
la Ciudad Ciega,
cubierta por rebeldes negros de nihilismo
en bares, puentes, túneles, edificios,
centros comerciales, alcantarillas,
estadios, parques, metros, sexos...
Todas las leyes y agujeros violados,
todas las verdades y los policias descuartizados.
Coito de instintos.
Orgasmo existencial.
La rebelión del negado trozo del ying-yang.
Existencia.
Ahora, el piel roja con vaqueros,
su melena como capa al viento del caos,
confundida con la noche,
doma a los dragones ancianos
con sus sentimientos y sus mensajes primigenios,
contenidos en un baile casi etéreo,
un ligero vuelo en el más alto rascacielos.
Y los monstruos le obedecen en el cielo,
mordiéndose,
besándose,
copulando,
como un ejército de espermatozoides
que terminan en su unión en un inmenso huevo
que cubre toda la telaraña estelar.



Safe Creative #1101178275302





Fotos:
1. Fotografía de J.K. Potter
2. Ilustración de John Picacio para el libro "A Lovecratf retrospective".












viernes, 7 de enero de 2011

Auto


























Safe Creative #1101078216252




Puedo atravesar las paredes
y flotar sobre los charcos de orina
o correr más rápido que la vista.
También hablo muy bien.
Os parezco interesante
y por eso seguís conmigo.
Solo,
tengo a mis demonios y el fuego;
con vosotros,
cura temporal.
Pero no os engañéis;
soy un vampiro
y chupo la sangre de vuestra compañía.
Soy un cazador de personalidades que no para de buscar presas.
La ciudad, ese monstruo gigantesco,
tiene muchos hijos como vosotros
y yo tengo aquí eternidad enlatada
para pasar la noche.


Safe Creative #1101078216269 




Foto:
-"Auto", fotomontaje de Jose Ángel Conde (Josef A.)