viernes, 17 de diciembre de 2010

Reanimación



Asfixia al borde de la arena.
Tu pecho una playa con el mar latiendo dentro,
sentimientos puede que en espera,
cielo de felicidad que quiere abrirse.
Yo te estrangulé
y te reanimaría dándote toda mi respiración,
incluso a distancia,
a bocanadas de mi cuerpo que te lleguen con el paso de los años.
Tengo unos dedos de sombra,
quietos y egoístas como un muerto,
pero te quiero dar mi estatismo para que el sentimiento que no me ves,
ardiendo el infierno de mis errores,
provoque una combustión que salga de mí como un último beso
que sirva para que no dejes de latir.



Safe Creative #1012178088994




Foto: Wallpaper del grupo musical Wumpscut.











viernes, 3 de diciembre de 2010

Curtis






















Una mariposa diseccionada por las líneas de definición del televisor
y yo tumbado en mi cama,
meditando para invocar
algún oscuro demonio o dios arcaico.
El silencio en mi mente sería la más grata bendición
y tus brazos
como catapulta a la vida.
¿Qué clase de flores somos en este jardín?
Sea lo que sea,
nuestra polinización se hace con copos de sangre.


Safe Creative #1012037993292

Foto: Ian Curtis.







sábado, 27 de noviembre de 2010

El beso del elfo




Unas veces somos cíclopes y lo vemos todo con un solo ojo
que coincide con el de nuestro vaso,
al que miramos de frente y sin miedo.
La realidad pasa a ser lo que es.
Corremos por las calles, que son el laberinto minoico,
y nuestras risas rinden al Minotauro.
También bailamos el karma.

A veces salimos a volar con elfos
y entonces la gente se convierte
en átomos, en luces o en gotas de agua,
y nos empapamos de ellos,
tomamos un baño de vida.
Los charcos de la calle son de diamante
y subimos con el elfo por andamios de oro,
nuestras manos sobre las suyas,
y arriba, en el techo del cosmos,
admiramos nuestra obra,
el viento despeina nuestros salvajes cabellos
y nos besamos.
Las cosas son guirnaldas de infinitos colores
que cuelgan del cielo
y el elfo dice: “Han puesto esto aquí para nosotros”.

Safe Creative #1005056208508 





Poema publicado en la antología "Mañana Luminosa" y en la web site www.centropoetico.com. 2001













domingo, 14 de noviembre de 2010

Yonquis uterinos



































Safe Creative #1011147850907




Dionisos es invencible con la jeringuilla.
En esta tienda se despachan sensaciones
y se abren túneles en tu vida
con excavadoras líquidas y suaves
que besan dulcemente tus sentidos.
Somos “yonquis” con “mono” de amor uterino
y sus arrullos etílicos
nos introducen en una placenta embriagadora,
llena de infinitos colores,
con tacto pegajoso y terso de vainilla.
Un mundo presocrático y carnal
donde la única ley
es lamer líquido amniótico de las aceras.
Caderas contoneantes y curvas como planetas
nos paren a otras realidades,
pero allá donde vayamos
llevamos su olor primigenio.

Tu boca es un útero
y ahora vuelvo a nacer.
Todos juntos
los fetos cortan como espadas las barrigas de sus madres,
como cáscaras de sandía,
y, entre pulpa roja,
comprueban lo doloroso que resulta nacer.


Safe Creative #1011147850747 




Foto:
-"Yonki", ilustración de Jose Ángel Conde (Josef A.)













viernes, 5 de noviembre de 2010

En busca de Lothlörien

















Safe Creative #1005096235991



Versos tranquilizadores
para el patán insatisfecho.
Buscas la calma
creándote un planeta de engaños
pero la Madre Tierra
te ofrece su verdad
haciéndote correr descalzo
por su suelo de zarzas.

El cielo del universo
te cubre con su manto gris
y descubres que sigues deseando
acariciar las venas de Lothlörien.
Entonces,
¿por qué persistes
en hacer amistades
con máscaras de látex?
Ellas no sonríen
con la verdad
con que sonríen sus labios-pétalos
al abrirse,
para recibir la luz...
y la esperanza del infinito.
Si el superhombre
tiene que cazar jabalíes
a puñetazos
sólo lo hará
si Lothlörien cura
sus rudos puños
con sus besos,
cargados de anhelos cósmicos.

Sólo se hará el puente
hacia el séptimo planeta
cuando sus etéreos labios
conviertan el dolor sanguinolento
en espuma vital
con sabor a cerveza del tiempo
y a fresas del espacio.

Si alguna vez llegas a Lothlörien
hazme el favor de no regresar...
cuando sople el viento
ya me hablarás de tu destino.


Safe Creative #1011057773877 



Foto:
-"Lothlorien", fotomontaje de Jose Ángel Conde (Josef A.)










viernes, 8 de octubre de 2010

La depresión de la clorofila











  
  Safe Creative #1005096235250



Las hormigas ya corretean por mi cerebro, a veces,
y me hacen sentir que las personas me muerden
sin importarles lo que devoran.
Mírame y compréndeme en el interior de este pantano.
Si no me queda nada que dar entonces ensuciaré páginas y páginas,
pero prefiero limpiarlas con mi sangre
mientras sea mía y tuya la esperanza.

Todos los días me pinto en la cara la infatuación
de ser un incomprendido más
que soporta los mensajes que vienen desde todas las dudosas procedencias.
Sombras de arena.
¿Quién come mi mente a cucharadas?
Diálogo de espinas.
¿Cuál es el color de la locura?
Lo cierto es que el descontento amarillea,
cada día una pregunta revolviéndose dolorosa,
como un gusano,
cada día un fantasma más en el necio teatro de mi autocompasión,
tan sólo llorando gas,
sin mirarme ni mirarte antes.
Cuando no estoy encerrado dentro de mí
todo son paredes con cuadrados de vacío.
No puedo dormir hasta encontrar la perfecta forma
y quiero sufrir hasta tener santos en mis dedos.
Como admirador de la belleza no debería volver a tocarte;
no sé si quiero que beses mi alma en descomposición
y debería seguir simplemente enamorado
en este constante perderte.
Con la memoria calcinada me muevo en este entorno añil de confusión
pero no quiero dejar de montar los extremos del dragón que tú me das.

Vuelvo del otro mundo y me abrazo al mar de tu sudor
en este lecho inmaterial que hemos fabricado
donde sé que siempre te volveré a ver,
dos nubes haciendo espirales hasta abrazarse en el cielo.
Recógeme serena en tus brazos,
madre de todas las esperas,
para que te aparezcas en mi crepúsculo pintado con el naranja de tu cuerpo.
Déjame sentir el llanto del parto hacia tu calor maternal
para este niño cobarde e indeciso que te querría concreta
y con tu amor reflejándose en mis ojos.
Me consuela saber que somos dos niños que ya han llorado luz
y que no dejan de sentirla en la noche de confusión
para que no se apaguen nuestras estrellas.

No quedan valles sin la espera,
no quedan personas si no respiramos la vida
y nos ahogamos en cristales de amor,
mares que cortan la vista cotidiana y la enfrentan con los soles que somos,
escondidos si no sentimos.
Tararéame tu vida y déjame conocer la música de que existes
haciendo que los paisajes que te forman se muevan.
Siempre me levanto con dolor hacia tu mañana
porque no estás ahí para besarme, firme como una montaña,
pero siento palpitar tu vida como la savia corriendo bajo los árboles
y todos tus momentos me acarician
aunque no esté para poder verlos.
No quiero que llores en medio de tu fresco valle
pero quiero ser la corriente de lágrimas que acaricie los torrentes de tus mejillas,
fluyendo por fin sereno hacia una comprensión pura de tu naturaleza.

Safe Creative #1010087532225






Poema publicado en la antología poética "DES-AMOR" (revista GROENLANDIA):

http://www.scribd.com/doc/33958523/Antologia-Des-Amor-Groenlandia 










martes, 5 de octubre de 2010

Suburbia festival polipoético

SUBURBIA FESTIVAL



La poesía como núcleo central, y la música, los medios visuales, el teatro, la danza, la expresión corporal, la pintura, la fotografía, el arte manual, el diseño digital y la fantasía… los satélites que inspiran esta iniciativa de mezcolanza y difusión de las palabras.
Valdepeñas, Ciudad Real, Spain

2 de Octubre de 2010


http://suburbiafestival.blogspot.com/







































Felipe Zapico


















Lidia Fernández


 

















Jose Ángel Conde y Juana Marín













 Jose Ángel Conde











viernes, 1 de octubre de 2010

El mirador del universo



















Cansado entre las diferentes plantas del mundo,
elevadas o bajas,
recorriendo un rascacielos primigenio de inciertas escaleras,
vistas de nubes que buscan abrazar con su paisaje
por dentro de nuestros ojos.
No sé si comparto lo que veo;
es una ilusión egoísta de seguir subiendo peldaños de gas por voluntad.
No firmo nada que marque los pisos por los que ando,
Muchas veces en duda de paseos horizontales hacia un frente y al otro
de ventanales como murallas transparentes del mundo,
lanzando sus guiños de prisma óptico
para introducirnos en cariñosas desorientaciones.
Entre los diamantes de preguntas de colores que despide el aire
no sabemos lo que vemos.

Tus ojos, por ser de otro,
personifican la cuadratura del prisma del tacto visual,
acariciando mi vida
al encerrarla dentro de sus cristales esféricos.
No hay muebles en este edificio
pero las paredes son una placenta
en la que hospedar al perdido inquilino
mientras intenta penetrar en las ventanas de tu visión.
Qué estás viendo y cómo lo estás viendo,
no tan sólo girar como una dañina radial de carnicero
descuartizando todas las percepciones y sensaciones
para convertirlas en visión muerta.
Sólo preguntar a esas flotas espaciales de fotones
qué sienten al entrar en tus ojos,
cuando no empezar a reconstruirte
con esa infinita ecuación de huellas digitales,
haciendo crecer los genes de tu flor para que no pases al olvido,
haciendo un nuevo universo a partir del big bang del recuerdo.

Cuando el amor es un feto,
constantemente naciendo,
constantemente alimentado por la escenificación de tu cuerpo
en el mismísimo centro de la vida.
Sé que estuve dentro de ti y que los dos subimos hacia el universo,
desnudos como un hombre y una mujer,
una planta hermafrodita de carne
que se quería juntar con su propia respiración.
Y te respiraba y ascendía por tus latidos,
con el afecto de manos que quieren negar que están solas
y afirmar que hay algo más allá de la punta de sus dedos,
y que la vida no termina.

Tus ojos cerrados finalmente enmarcaron lo que eres
y esos párpados serenos en medio del mundo
me enseñaron todo lo que he sido.
Ahora remonto el tiempo en una inversión de sentimientos,
coagulando el futuro en un círculo que nos contenga.
Esa ansia de misticismo navega en todas las lágrimas que tengo.
Del fondo de ese agujero negro de lo que no sé que soy
recompongo tu planeta con asteroides de recuerdo,
remendándolos en minutos y porciones giratorias que se retroalimentan.
Eres vida dos veces:
cuando eres en tu vida que no veo,
cuando te creo en la vida que te quiero.

¿Qué pretendo jugando con los abismos
en las cuevas multitudinarias de soledad del fin de semana,
la otra página de la civilización?
Encontrar lo que es hermano en lo oscuro,
la charla de tinieblas que no devuelve la mirada,
¿darme la vuelta a la muerte?

El centro de tus ojos habla
y ya siento tu aliento como un viento solar latente
que viaja por los espacios llevando los restos de una luz
que no se sabe si existe,
pero que perdura en tu desplazamiento por el mundo.
Brisa inmensa.
Conociéndote de memoria
voy formando la carne de tu cuerpo
partiendo de las palabras que hay en todos los átomos del aire,
todas las caricias que te voy dando,
luchando contra tu olvido en tu forma que abrazo,
aprendiendo así a conocerme.
Las mujeres tienen la verdad,
las preguntas que crearon el feto y lo sacaron de la oscuridad
para guiñar al mundo con su brillo.
En medio de la noche
la luna observa con su luz cómo se abre la vagina del cielo.

En el hilo artificial que pretendemos ceñir al mundo
me hace temblar la forma en que nuestros suspiros
se diluyen en la electrónica,
convirtiendo nuestros latidos de vida en simple información.
Yo necesito sentir tu vida y la mía apareciendo en cualquier rincón,
con la más absoluta casualidad, procedente del corazón de la vida,
esperando dentro de nuestros labios.


Safe Creative #1010017473277




Poema publicado en la revista DIVAGUE:
http://www.divague.com/texto.asp?cPar1=2053



Foto: "Der Wanderer 2", de Elina Brotherus.











lunes, 27 de septiembre de 2010

Autoabsorto

























Autoabsorto
Mientras camino por el sendero manchado de sangre de mi existencia cosmopolita, me escondo de las fracciones interiores de mis laceraciones internas, externas, abiertas y sangrantes. Caminando solo puedo unir mi muerte y mi peligroso deseo para prender mi combustión definitiva. Provoco la colisión de la vida y el suicidio a través de rituales dogmáticos confrontacionales de mi ardiente carne interior. Todos somos carne de perro sobre huesos de cenizas. Antes que nada soy introvertido. Desecho el comportamiento gregario. La bala de un hombre del interior dispara desde los ascensores que descienden de mi mapa cerebral siempre en expansión. Procederé a arbitrar las formas en que baño los fragmentos de mi cadáver con plomo, hurgando en la flema a través de intestinos en el extremo oxidado de una zambullida instantánea. Cavando hondo, desgarrándome para explorar nuevas aberturas de nuestras profundidades interiores de arañas de la piel agujereadas, divaga conmigo mientras me he convertido en el rastro de la mutilación hacia la destrucción y el mal para todos. Sigue de cerca las profundidades de mi empatía. Somos las almas arbitrarias de nuestro propio templo. No necesitamos a nadie. Nuestras mentes autoestructuradas tomarán el curso de nuestras pasiones hacia el campo de batalla de las manos elásticas. Estira la mano para sofocar los estrechos pasajes de aire de los transeúntes

GG Allin 1990

Cárcel Departamento de correccionales

Extraído de Cultura del apocalipsis de Adam Parfrey
(Publicado por Valdemar. Colección "Intempestivas")












viernes, 17 de septiembre de 2010

En tránsito




Estoy en tránsito.
Apoyado en la pared de un subterráneo,
al lado de un teléfono de emergencia.
No sé explicar mis cambios de ánimo, climas mentales.
A veces no consigo leer,
como caigo en un avispero de letras
en el que las palabras me inyecten su significante,
pero vuelan zumbando con su significado,
saetas de luz que se escapan.
Lo mismo ocurre con las personas a mi alrededor,
itinerarios carnales con eterna prisa,
eterna mudanza que no consigo explicar y mucho menos alcanzar,
negándome siempre sus miradas,
estaciones de paso que yo querría individuales pero que escapan por el aire,
ya no más nuestro aire.
No sé cómo emprendo mis vuelos por la vida, siempre rasantes,
momentos compartidos que pasan dejando posos de dudas en los tragos que tomo,
formando constelaciones de botellas de cristal,
lágrimas a medio hacer.
Los partos oscuros no duelen,
pero tampoco son fruto del amor.
Prefiero la punzada de unos ojos
que no teman mirar quién soy.
Luego la relajación del verso,
La parada de la vida.
Estoy en tránsito.


Safe Creative #1009177358821






Foto: 
-Fotografía de la serie "Dolor interior y depresión", de Antonio Palmerini.
















viernes, 10 de septiembre de 2010

El puente de Munch


















Perverso,
ciego,
tu cuerpo me quema como azufre
o como miel bendecida por un azúcar místico,
mezclado en tu saliva de niña,
concepto o persona que me sonríes.

Tengo dislexia de la vida
porque no puedo ni oír ni hablar
sobre nada ni a nadie
debido al sonido de mis alaridos cerebrales
y las ondas que reverberan mareantes
como un escudo de angustia alrededor de mi cuerpo.
Pero siempre estás en algún sitio,
puede que siempre en el mismo,
a lo lejos,
más allá de la niebla naranja oscura,
en el límite sobre todo que cruza por el puente,
un ocaso de sonrisa blancamente cálida
reflejando su luz sobre el agua alquitranada de pesadillas morales,
donde el bien y el mal
desaparecen dentro de tu vientre
y su ausencia cristaliza en tus ojos,
oscuro arco iris de esperanza
preñado con la potencialidad de un beso,
eléctrico transporte a nosotros.

Quiero comprenderte,
necesito tanto comprenderte
que no puedo mover el aire en ignición
para acceder a cabellos tan extáticos,
playa de piel anaranjada,
carnal país de complicada simpleza humana.
Hablar sin hablar,
sin las barreras del espacio,
no necesitamos acercarnos
para desnudar de verdad
el uno ante el otro,
solos en nuestra compañía
que sobrepasa los fuegos de los elementos,
atentos,
dejados a nuestros sentimientos.

El mundo está lleno de cristales rotos,
piezas de fracasos dispersas como arena cortante,
callejones de tristeza donde los hombres hablan solos.
Sí,
ya antes me ha besado y seducido el vampiro,
rojo y oscuro en su guarida,
siempre esperando que pase a su lado mi estela de angustia,
jugando con mi esperanza,
esclavizando mi mente
como tú bien sabes.
Te quiero porque sabes sin que cuente,
nunca estoy a solas cuando estoy contigo,
pues ahora tú y yo
nos miramos con las manos,
nos susurramos con los cuerpos,
tu rostro nunca hace preguntas,
tu rostro me besa sólo con mirarme.
Te acaricio cuando me pregunto
en qué parte de tu piel estará mi alma,
me acaricias cuando te preguntas
si te escapas hacia mis adentros
cuando huelo tu principio en tu melena.
Nuestros besos y caricias son las letras de un libro
que nunca se acaba de escribir,
preguntas inmateriales a respuestas carnales.
Nuestros ojos fluyen hacia los del otro
y se vierten desde sus cuencas como torrentes
en un orgasmo fresco y cristalino,
mezcladas ya las aguas,
mezclados ya dos seres vivos,
en el calmado lecho
de un estanque de aire,
suave como nosotros.


Safe Creative #1009107293857



Foto: "Ansiedad", de Edvard Munch.













viernes, 27 de agosto de 2010

Adicción




 ....
Adicción.
 ....
Esperando que alguien entre por esa puerta,
esperando que no venga nadie,
esperando que me abracen todos a la vez,
esperando la asfixia humana
mientras mis ojos piden a gritos
un colirio de presencias,
saliendo todas a través de la niebla de siempre.
 ....
Adicción.
 ....
Cegado por ninguna oscuridad
en una suerte de vista que no reconoce el mundo que no puede ver,
pero la música llega a mis oídos si la tejo con las manos,
porque necesito tejerla con partituras de carencia absoluta.
 ....
Adicción.
 ....
Necesito personas que no sean mi persona,
los perdidos cromosomas que voy dejando por el camino,
necesitando el camino,
formado de una arena que va surgiendo de mis pies,
porque no puedo parar de desearlo.
 ....
Adicción.
 ....
La lija de labios de un beso,
recuerdos de flores que siempre te regalo,
así sentado en una azotea desde la que quiero verlo todo
pero cuyos ladrillos sólo consiguen quemarme
con el sol que reflejan.
 ....
Adicción.
 ....
Necesitando respirar
en algún momento el aire del vicio me ahoga con su oleaje
y los cuervos que siento pellizcan mi sexo hambriento,
y cuando quiero penetrar tu cuerpo desnudo
resbalo con el sudor de tu sexo feliz,
enredado en tu vello que se escapa,
tan sólo unos mechones de pelo de árbol
plantando semillas que no dejan de doler
en el estómago del amor contenido.
En el corazón de la adicción
la palabra “querer” es el único encefalograma,
una línea de tantos picos agudos,
de tantos deseos que se derriten y se vuelven a solidificar
con cada distinta estación de ánimo,
jugando a la vida mientras resbalan y se perpetúan
en las paredes de estas montañas.
Ninguna altura conseguida ni por conseguir;
tan sólo la nuestra.


Safe Creative #1008277163755










Foto:
-Fotograma de "Tetsuo: The Iron man" (1988), de Shinya Tsukamoto.










miércoles, 11 de agosto de 2010

Botánica del sentimiento



























              
                  Tejes tu manto cálido debajo de las nubes....
y al sentirlo comienzan todas las preguntas.....
                   Una cobertura que casi no se ve
pero que vive constantemente en el aire,....
entre la realidad y el pensamiento.....
La rosa de la armonía que sin duda nos rodea....
pero cuyos pétalos no veo ni sé acceder a ellos.....
Tal vez sea la espera,....
tal vez sea la vida,....
pero no hay duda de su existencia suave.....
Siempre me acariciarás con la piel del aire.....
Puedo verte brillar en el final de la gente y en lo alto de los edificios,....
en líneas infinitas y sonrientes.....
 ....
Más allá de eso no consigo encontrarme....
y me sumo en horizontes de delirio, ....
paisajes de carne muerta que caen como trozos de pasado enjaulado....
sobre mis pesadillas provocadas....
en túneles de alcohol y solitaria confusión,....
mis paseos vacíos y desesperados....
a través de la noche que empieza y acaba en mí.....
Tengo que tener el valor de amarte,....
tengo que conocerte más adentro,....
mirar tu alma para así poder seguir viviendo.....
Los sentimientos que he gastado van envenenando mi sangre....
con un virus combinado de tiempo y soledad, ....
las cucarachas viviendo invisibles en las paredes....
como el monstruo de lo que nunca sucederá.....
Los edificios sangran y todos tiramos la basura al mismo tiempo.....
El tiempo girando como una sierra dentro de mis órganos,....
las cosas viviendo en mí como parásitos que me comen.....
 ....
Serenidad que me falta en mis pesadillas,....
en mis ahogos de humanidad mareada y culpable.....
Voy a hacer que existas para purificarnos y abrirnos el aire ....
bloqueado de vicio gaseoso y metal enjaulado.....
Voy a desear que tú no te muevas ....
cuando nos coman las arañas del pensamiento.....
Voy a conseguir que seas un gigante que no aplasta y sonríe con mejillas celestes ....
cuando el polvo bloquee nuestras venas.....
Navegar por los túneles de tus ojos cerrados....
para huir del barro fácil y rápidamente construido....
con las ruinas de nuestras acciones.....
La velocidad luz de tu conciencia cuando me besan sus átomos inocentes,....
probablemente viéndome a través de tu comprensión,....
digna y desinteresada como una placenta de cálidas respuestas....
desde el momento en que me das al mundo con tu mirada,....
una pluma de ausencia que me atraviesa....
para llenarme con la tinta de una lección,....
vivir abrazándote, lanza dentro de mi pecho.....
La belleza de tu piel de madera  suave e inasible.....
Sin tocar tus labios con tus dedos de árbol sé que me pides silencio....
para que el ruido no me siga matando.....
Sé que tus ramas me abrazan con el paso firme de tus raíces en los días,....
un tronco fuerte que flota más que la vida.....
Sé qué haces sin preguntarte....
y por eso me conformo con tener nuestro fuego....
lejos de tu posible combustión,....
cuando sin saberlo te has casado con el mundo,....
cuando tu vida se ha vuelto tú....
y te has convertido en el fuerte tronco que sabe generar los frutos....
con el simple latido de su propio corazón.....
Mi piel de cartón guarda la ceniza en mi alma....
pero tú eres fuerte para no descomponerte....
y saber quedarte con lo mejor del fuego,....
si haces de tus días tu bello espejo,....
la llama dentro de ti.....
Sí, lo sientes, ....
veo tu compasión en esa estrella dentro de tu lágrima de cristal.....
El árbol almacena todos los sentimientos ....
                     dentro del agua que lo moja en las lluvias.







Foto:
-Ilustración de Ryan Lee









 


.