viernes, 7 de diciembre de 2012

Eso
























La vida no es un sueño,
la vida es un plagio…
¿De qué?
“Girl
You really got me now”
y no hay manera de que me sueltes.
Muerte o vida,
puta o diosa,
seas lo que seas
me tienes.
Creo conocerte,
creo saber quién o qué eres
pero, ¿qué es lo que quieres?
Devorarme,
porque sólo sé que te siento,
ahí, reptando, arañándome,
muy dentro de mí,
esperando salir en los momentos clave.
Tú viertes hielo en mis tripas
cuando quiero sentir deseo.
Tu lengua ata la mía
en una red húmeda y ardiente
cuando busco otras lenguas que no sean yo.
A cada momento me recuerdas
que nunca me saciaré en mi loca carrera,
destripando todas esas bolas de carne a mi paso.
No,
el asesino nunca dejará de trabajar.
En sus tripas eres un círculo de fuego,
el aullido robado al gran lobo ahora mudo,
un súcubo humeante
con el que copular en un desierto pedregoso,
tetas como guijarros
en punzantes sueños satánicos.
Ese concepto,
esa angustia,
esa mujer.
Eternamente “ESO”,
que navega por los surcos de mi cerebro
y me hace tambalearme por las calles
mientras el  mundo pasa de largo como fotones estirados,
susurrando nada,
y tengo ganas de llorar,
ganas de gritar,
ganas de reír,
ganas de vivir,
ganas de morir.
Una maldición extraterrestre
que me mueve de un lado a otro
y que clava sus garras en mi ser
como si fuera un teclado de carne,
interpretando la melodía de mi dolor,
la melodía de mi vida.
Veo el sol como un cubo de Rubbik
con cientos de colores que pasan a toda velocidad.
El tiempo no existe ya,
no más muertes,
no más orgías,
no más senderos abúlicos,
no más normas,
no más…
sólo “ESO”.
Lo veo, lo analizo y no lo entiendo,
pero lo siento.
Somos ángeles que pasamos mucho tiempo
volando a través del país de los sueños
y cuando aterrizamos en la realidad
lloramos lágrimas negras,
o demonios insaciables que añoran
una delicadeza aún no probada
mientras giran infernalmente
en un purgatorio de inagotables deseos.
ESO
es lo que se vislumbra detrás de la droga,
lo que se vislumbra más allá de la carne y el movimiento,
más allá del tedio y de la mediocridad,
escondido entre la niebla
que limita nuestra falsa y cotidiana percepción,
una frontera de imágenes dolorosas y vacías
que se acaba en el más allá de esos labios,
los labios de ESO,
y sus ojos,
concepto,
angustia,
mujer,
vuelven toda vida carencia
cuando se han visto.
ESO
es una eterna cárcel para mí,
escondida, acechando, implacable, real
y siempre estará conmigo…
Todos pasan grises a mi lado
pero yo no estoy en ninguna parte.


Safe Creative #1212072802010




Foto:
-Voz, óleo de George Tooker





 

domingo, 11 de noviembre de 2012

Sin reposo
























Rostro flotando en la oscuridad,
en medio de dos pasillos sin nombre ni dirección,
los gusanos saliendo de la boca
buscando convertirse en palabras
mientras los dedos quebradizos y temblorosos,
alimentados por una bilis que ya les tiñe,
buscan agarrarse en medio de espirales invisibles
al rellano de los sueños.


Tocar es un ejercicio para brujos,
para guerreros de la mente que luchan
en campos de vaguedades invisibles
que se clavan al corazón como lobos,
que hacen sangrar miedo.
Tocar puede ser doloroso
cuando el aire se respira
al rascar una pared de fuego,
el horno que limita al escritor paranoico
que tiembla al recorrer la calle de sí mismo,
hacia la esquina de carne con piernas de nácar,
sostén de los edificios que arraigan en todas las mentes,
cuando logramos salir y crecer
por encima de los sótanos de la locura.
Antes pueden caer las cabezas
de los hombres de madera que asienten con fuerza.
Pero lejos,
en el alveolo espiral de los oídos,
en medio de la habitación que se quema
entre dorados de amanecer arrebatado al cielo,
preñado por los edificios,
la voz chisporrotea con un matiz mojado de saliva,
procedente de un mar que ya habíamos escuchado,
recordándonos los oleajes de los abrazos.
No importa qué tempestades se escondan
en nuestros ojos,
detrás del imperio de los párpados,
mientras duermo.


Safe Creative #1211092655972





Foto:
-Ian Curtis, de Anton Corbjin









martes, 2 de octubre de 2012

Alas acuchilladas
























Uno a uno,
en mis incontables miradas perdidas,
atravieso el cielo por trazos

que se paran en todos los sitios,
mientras todo se mueve.
Yo me inmovilizo por naturaleza,
rodando con ojos cerrados y mente abierta
porque no sé si quiero andar.
Tampoco sé si soy capaz de asentir al viento
sin entender sus preguntas,
ni de refugiarme en una tranquilidad ciega
que compre u otros me vendan.
Así que tengo ésta mi propia forma de respirar,
sacando sentimientos de los momentos,
puede que para no perderlos.
Reinventando sin pensar
todas esas sensaciones que lato
y que se definen con el verbo “amar”,
composición química de mi sangre.
Me ha tocado vivir,
tengo que llegar hasta el final.
Hay un solo cuarto de espera,
una sola vida para ser vivida.
No hay diferentes tipos de mañana,
sólo una interrumpida por los vagos momentos,
matices donde soñamos.

Caminando poco a poco
por el suelo de mis pensamientos.
De entre todos los líquidos
mastico la tinta que produce el mundo,
un amargo sendero que me abre su sangre.
Tanto es así que los conozco
y vivo entre los devoradores de prisa
y los tejedores de plástico afectivo,
entrelazados en su magma de papel higiénico,
extenso pero frágil.
Si no hay memoria en las alcantarillas
ni pasadizos en los contenedores catódicos de almas,
más allá de sus imágenes sordas y mudas
podría marcharme volando en un atardecer rojo
que por casualidad llorara al mismo tiempo que yo,
pero mi cuerpo de plumas acuchilladas que se quejan
lo sostienen a veces fragmentos
de las costillas de algún ángel,
la suerte sólida del sufrimiento ligero
cuando no tengo miedo a ser el gas
que salga libre de este innombrable recipiente.
Nadie debería asustarse
de lo variable de su propia gravedad,
así yo de la respiración de mis propios sentimientos,
único caos con sentido…

Safe Creative #1210022444068



Foto:
-Fotomontaje de Angry Whistler




viernes, 7 de septiembre de 2012

Amando el muro























Los mensajes se descascarillan hasta desmenuzarse,
aturdiendo tanto a emisor como a receptor,
los dos diluidos finalmente en el viento secuencial
que sólo entienden y escuchan las hojas,
dejándolos pasar.
Las palabras que vertebran la sociedad
quedan en dardos aturdidores,
clavándose y paralizando.
Intento crear un libro,
pasar páginas entre los acontecimientos,
entenderlos mientras huyen enanos diabólicos
como ascuas que arden y que tenemos derecho a tragar.
Se prefiere que se consuman,
que se queden en cenizas,
órganos de papel que puedan manipularse sin miedo,
a lo que tienden nuestros cuerpos.
Páginas como hojas y troncos de árboles,
antes que calles como cuadras de angustiado cero,
mis yemas tocando el mundo
a través de blancas ampollas de desesperación,
filtro necesario para destilar
un poco de amor de entre el cemento,
para acariciar a los ladrillos
sin que se estremezca el muro que siempre se regenera.
Cojo uno y me lo llevo
con la esperanza de hacerlo latir con mi comprensión.
Prometo escucharlo con venas de fuego
y cristales dispuestos a reflejar
vivencias en mis ojos,
darle con mi sangre recuerdos de su carne,
si es que aún recuerda que antes latía.
No me importa la argamasa empleada,
ni el revestimiento,
ni la calidad de su cocción,
tan sólo quiero introducir un ladrillo del muro
dentro de mi noche
para librarlo del golpe exterior,
yo a medio hacer,
yo que huí de lo compacto
y no quiero nuestra mezcla,
sino abandonarme tan sólo a su brillante forma.

Safe Creative #1209072306280



Foto: 
-Schreibe mit Blut (Escribe con sangre) de Lena Hades,
tomado de su serie de óleos sobre la obra literaria de Friedrich Nietzsche Así habló Zaratustra





martes, 21 de agosto de 2012

Sibila satánica



















Las cabezas son cafeteras
y el devenir humano, tedioso,
calienta y hace humear el jugo del círculo.

En los túneles de descompresión cívica
duendes y trolls luchan contra heroicos guerreros mestizos,
pero en los cibervagones nadie se mueve
y todos miran a ningún sitio.

Los barrios son tentáculos interminables
de un colosal pulpo de hormigón.
Los edificios forman las paredes
de una inmensa boca que quiere tragarte,
sin piedad,
sin freno…
Las ratas son las únicas que sobreviven a todo,
tal vez porque su alma está forrada de oscuridad
o porque se alimentan de mierda.
Pura filosofía
flotando en el sincero idioma de los perros.

Pero todos los días,
en grandes avenidas de azucar,
pasan tarros de crema
enfundados en abrigos aterciopelados.
La Belleza surge espontáneamente,
sinceramente,
en el andar casual de esas caderas inocentes
que pone notas con su perfume
a la música que inicia todo.
Sus miradas son caricias decisivas,
maternales y sonrientes tirones
que sacan mi alma de su funda negra
para retozar en el éter que nos separa,
pero no hay separación…
sólo música erótica de fondo.

También hay gritos como pasos,
dioses caminando atrapados
en cuerpos mortales inarticulables.
Sus deseos panteístas chocan con la masa patética,
que los encierra,
y sus quejas son alaridos,
insultos, incendios,
asesinatos en masa,
magnicidios…
o la guerra de la pasividad incomunicativa,
leyendo e interpretando el cosmos
en las oscuras paredes del sanatorio,
con los ojos vueltos al dolor cariñoso…

Esto es así,
aquí es ahora,
Inframundo 666-X,
con contraventanas para vivir
en un cielo que te guiña el ojo
mientras tus pies son parte de la cárcel del suelo.
Aquí no quiero tu puritana “amistad”,
tu sumisión banal a la mentira de la especie,
tu esclavitud biológica;
si quieres venir conmigo
tienes que arrancarte los ojos.

(Oh, no.
No está bien atropellar a los poetas,
aunque sean oscuros
y su piel esté llena de granos y agujeros,
como la de un reptil)

Arráncate los ojos.
No, tú sólo quieres perpetuar la trampa,
la broma universal.
De vez en cuando,
una pitia pelirroja de caderas poco divinas,
pero con ojos de fuego,
me enseña las mitologías que se esconden en el día a día,
y me conduce a su lecho de embriaguez,
por encima de los estertores bilíticos,
a través de túneles ultravisuales.
Lo veo todo como en un comic
y siento sus besos reveladores
y luego todo es espuma…

Pero así,
untados de grasa existencial,
somos ángeles caídos que,
constantemente,
bebemos del suelo florónico un éxtasis
que sirva de escalera al paraíso perdido.

Ahí fuera,
esa es la verdad,
me mezclo entre esos gloriosos culos
y abrazo todo.
Carne dulce,
constantemente acariciada
por las medias transparentes
del verdadero ultraser…
Belleza.

Safe Creative #1208212154262



Foto:
-Solitude. wallpaper gótico





viernes, 3 de agosto de 2012

Cortometraje "Tribeca"




























Tribeca es el símbolo que despierta los oscuros sentimientos que anidan en nuestro interior más desconocido.Tribeca quiere tu alma.
Un nuevo cortometraje demente de Jose Ángel Conde.

Tribeca is the very symbol that awakens the dark feelings that nest in our most unknown inner.Tribeca wants your soul.
A new insane short film by Jose Angel Conde .





Tribeca from Spleen PC on Vimeo.








martes, 3 de julio de 2012

Perfume diesel















Ya no quiero caricias de hadas celtas
sino arañazos de leopardos de satén.
He sido tocado por un ángel prebíblico,
un gigante bello en su desangramiento,
y ya no es más voy a ser
sino soy.
Un guerrero asiático supersónico,
un hombre del este que cabalga
por las estepas de la ciudad.

Te busco por túneles magmáticos,
tanteando en su estrechez
paredes de amoníaco torturador,
perfume diesel que me desplaza.
Bajo la lengua
un trozo del corazón de un demonio
va abriendo a cada paso los poros
de la pequeña montaña que forma su tripa,
y hermana-vida me abre
el estanque sin fondo de sus fluidos.
Ahogado, mojado, saturado,
mi alma no puede respirar
y soy,
recordando por dónde he venido.

Así,
porque encontré la nostalgia en la casa de putas;
porque su lengua estaba forrada de plástico
y filtraba mi deseo.
Entonces comprendí,
y soy,
como detras de la silla eléctrica,
viajando por ondas hertzianas,
no sé si digitalizado,
pero sí alzado por un arcángel
para comenzar un coito celestial
con cada cuadrado de la realidad,
para escribir una autobiblia halógena
que se lea en mis ojos.
 
Safe Creative #1207031912619



Foto:
-Fotograma del largometraje Tetsuo (1988), de Shinya Tsukamoto






domingo, 3 de junio de 2012

Juan en Patmos
























El aire es metal y todo es gris
cuando todos atraviesan este triste paraje.
Es un desierto de conocimiento,
puede que una nueva biblioteca de  Alejandría,
pero también, como ella,
es enterrada en las arenas de la indiferencia.
Babilonia quiere atraparnos,
secuestrando nuestra vida
con jornada completa de inutilidad
y décadas de sementalidad consumista.
Pero tenemos que ser puentes de Midgard
y gritar lo que debe ser gritado,
ser traductores de esas runas sin remisión
aunque no las entendamos.
Esto es un gran libro,
así que abrámoslo y que nuestra mente
se divida en palabras.

Es 1999 y sé que el mundo va a acabar.
El saber está en todas partes,
mi cerebro se reparte por todo el aire
y cada trozo es uno,
pero hay miríadas de trozos.
Puedo estar en cualquier lado
y pensar todas las cosas,
pero más bien las piensan mis trozos.
Una entropía retroalimentada,
muero y nazco constantemente
sin posibilidad de atraparme.
No existen máquinas capaces de medir
El número de “yóes” que tengo,
pero ahí están formando todo,
como piezas de un puzzle perceptivo,
automática,
inconscientemente,
como bits,
como pixels,
puro caos,
puro ser,
dando patadas a los átomos,
violándolos,
para hacerse sitio.

Safe Creative #1206031750276




 Foto:
-Alan Moore






viernes, 11 de mayo de 2012

Guión adaptado



















Exterior/día:
en el paso de cebra los peatones son fichas de ajedrez.
Interior/noche:
los ojos en carne viva
y el sueño que se resiste a ocupar su trono.
Insomnio.
Exterior/noche:
el viento silba oberturas en las tuberías.
Raros rayos intentan alumbrar una luz
con la que sentirse presentes.
Hechos minúsculos y leves
que son el esqueleto invisible del mundo.
Coge trocitos de fantasía y pégalos en esta realidad
para hacer que este puzzle merezca de verdad la pena.

El metabolismo sincero de las palabras
surge espontáneo y acabado
como si le insuflara sangre a sus venas de tinta
un dictado,
una voz irracional e incomprensible
fuera de todo espacio o tiempo,
transportada por cuervos mensajeros cerebrales
que llegan desde Asgard,
atravesando la tormenta espacial
en el océano eterno de estrellas.
Inventas películas que,
de existir,
podrían ser alérgicas.
Podríamos no estar preparados.

Safe Creative #1205111622823




Foto:
-Fotograma del largometraje El almuerzo desnudo (Naked lunch) (1991), de David Cronenberg






viernes, 20 de abril de 2012

Sueño simple

























Veo la noche con ganancia en los ojos,
decibelios de ruido atmosférico que me hacen preguntarme
si será posible la rebelión exterior, más allá de esa ventana.
Psicoalumbramientos.
Nalgas digitales en el imperio del asco.
Noto que sudas cobardía.

Sueño simple.
Pasan las caídas estroboscópicas,
desplomado más allá de cualquier vigilancia,
y me decido a dejar a las mentes de arena,
a rechazar su hipersensibilidad a lo material
y su exquisito gusto capital
para abrazar enamorado la vulgaridad,
asqueado por cualquier perfume,
por cualquier rasgo dulce;
para preferir rostros asimétricos, triunfalmente imperfectos
que brillan reflejando su calidez inconsciente e innata,
su horno interior de cariño Fahrenheit infinito,
abrazado a su robustez de madre omnipotente
y eternamente comprensiva,
una carne que siempre perdona,
agarrado a sus nalgas y a sus piernas
como a columnas de la Gran Bóveda,
y sentir cómo la sola sonrisa de su rostro humilde
provoca que fluya,
sincero y satisfecho,
la verdadera revelación sólo posible entre dos:
el alivio.

Pasó como todo pasa
y por eso soy quien soy.
Impotente por la frialdad
siento la cercanía de la debilidad,
sensación de columnas gigantes
a punto de caer sobre mí
pero sin hacerlo nunca.
Atravesado y domesticado por la tableta,
de pie o sentado,
mis miedos se van con el sudor de la fiebre
y de nuevo soy un cadáver
preparado para combatir,
con la piel pálida  y fría,
sintiendo todas y cada una
de las mínimas caricias del aire.

Safe Creative #1204201507552



Foto:
-Smell of solitude, de Katja Faith





viernes, 13 de abril de 2012

Golem de tripas

























Soy ajeno al viaje en el que estoy
pero lo hago todos los días,
un zombie postrado en el asiento trasero
de un taxi color enana blanca
que atraviesa las ciudades de nuestro subperímetro,
esquivando estrellas fugaces con ruedas,
quantos motorizados
que truenan como guitarras del infierno,
y su electrónica roedora
retumba en toda la blandura de mi cuerpo.

Esos huesos son una fachada:
somos sólo carne,
golems de tripas que tropiezan entre sí
y se conglomeran inconscientes
para formar la rutina.
No intentan registrarse el interior,
horadar su cabeza con los puños
para sacar esa mota de energía inexplicable
de entre el amasijo de sangre resultante.
Ni siquiera los escuadrones negros,
con sus operaciones de encuadre moral,
encuentran esa esencia
en las torturas que les infringen
como si deletrearan el poder,
sólo carne,
carne.

Pero, ahí, tras la autopista estroboscópica
y los senderos vegetales y marinos
permanece, espera, contempla,
esperando que atravesemos el terremoto
y los túneles con trampas,
nos zambullamos en la erótica oscilación de la nada
y, por fin,
seamos.

Safe Creative #1204131470148



Foto:
-I will live again de Federico Bebber






lunes, 2 de abril de 2012

La mujer del tiempo
























Las sábanas suenan como un mar encrespado
cuando atravieso sus olas de un lado a otro de la cama.
Inquietud.
Miedo a no entender la posibilidad del morse de la locura
codificado dentro de mis presuntas bondades e ideas,
jeroglífico de soledad que se contempla en su propio espejo.
Veo dentro de mi propio marco la sociedad de este mundo entre mundos
moviéndose en implosión en busca de lo que es nada,
aunque pisoteando todos los interrogantes
con la máscara atronadora de su baile de huesos.
Pese a que el planeta inspira su propio oxígeno de gritos
siempre hay verdades y todo es existencia,
los sexos siempre tienen cara y dejan de ser animales de etiqueta,
y los zombies plateados buscarán el cobijo del camposanto comercial
en sus propios latidos.
En medio de las mentiras, siento que no hay nada que no sea verdad,
y, al aceptarlo todo, he besado a la mujer del tiempo
y he notado que sus besos querían que la besara.
Alrededor de la luna brillante de su boca
se ha formado la realidad caliente de la matrona que da forma a mi propia vida,
con su ombligo mágico latiendo detrás del ombligo de mi propio tiempo.

Safe Creative #1204021408923



Foto:
-Sin Lasangre, de Sin Lasangre






viernes, 23 de marzo de 2012

Autopista del subzero




















Huyendo del paso de los camiones ridículos,
que ruedan sin parar
en las fronteras del inmenso país del subzero,
me derrito y navego por raíces transmentaldimensionales
como una gota de arsénico virginal,
anhelante de su primera cópula
con un infinito húmedo y ansioso,
que espera a su imprescindible amante.

Pero ese ruido de ridículo gasoil,
producido por pistones de superficialidad
que el macadam del odio reverbera,
me distrae de mi mística erección.
Escucho cómo sus berridos
me incitan al suicidio digital
pero, más allá de la locura y la cordura,
yo corto todos sus sistemas de control.

Su bosque de chips cortantes
no sirve más que para buscar nuevos laberintos
que perennemente me conduzcan
al propio lugar de conducción.
Cambio de frecuencia igual que respiro
y busco un nirvana a través de ondas hertzianas
e impulsos digitales sangrantes.
No me importa;
podemos seguir besándonos
en medio de la lluvia de bits.
¿Besar?
¿A quién?
Ten cuidado:
mis labios son espadas que cortarán tus circuitos;
mis labios saben a sangre…


Safe Creative #1203231362100




Foto:
-Fotograma del largometraje Carretera perdida (Lost highway) (1997), de David Lynch










viernes, 16 de marzo de 2012

Novela "Pleamar"




"La vida era inexplicable. Tampoco yo tenía la más mínima intención de explicarla. Pero tampoco podía decirse que tuviera intención de vivirla. Eso según muchos. Yo estaba vivo, porque estaba sintiendo, y es curioso como Eva seguía manteniendo el puto fuego encendido, aunque ya no le importase nada, aunque todo hubiese acabado... pero seguía ardiendo"






































Eva nos dejó con ganas de seguir mordiendo frutas por más que a veces el miedo nos atenaza. En nuestro interior todos queremos alguna vez morder esa manzana, pasar de largo a las normas que nos atan a nuestro mundo y dar un salto que nos lleve a otras experiencias.

Pleamar describe a Eva y sus problemas, una mujer actual, que sobrevive en las calles de una ciudad española entre noches de sexo y rutinas  no siempre recomendables, pero igual de sugerentes.

Con un lenguaje actual, cargado de un tipo de narración donde abundan referencias entre Baudelaire y Tolkien, José Ángel Conde nos lleva por los avatares de un nuevo mito donde morder la manzana es una forma de auto-definición, en medio del caos.



Publicado por Editorial El Barco Ebrio

Puedes descargar y leer los libros en diversos formatos digitales (ePub, PDF, Kindle, etc.), para su tablet o smartphone... Próximamente podrá solicitar una impresión del mismo y recibir el libro en casa.


http://elbarcoebrio.com/libro/pleamar//



© Jose Ángel Conde
© De esta edición, El Barco Ebrio, 2012

www.elbarcoebrio.com
Diseño de la colección: Yania María
Maquetación y correción: El Barco Ebrio






viernes, 9 de marzo de 2012

RAM
























Cada vez el cuero de mi piel está más gastado.  
RAM: Read Only Memory.
Sistemas estabilizándose
pero con unos chips tuberculosos.
Nadie sabrá nunca qué le pasa al procesador central.
Los transgresores de la carne no entienden nada de esto
y siguen machacando los totems de las oficinas.
Caos en los periféricos.
Doctor remolino.
Lealtad punk al goteo ultraviolento
de los sentimientos.
Anarquistas recién nacidos
sueñan en las celdas multimedia
y su sueño es sentir
las duras nalgas de la Máquina
mientras la violan.
La turba ciberresentida,
los nihilistas budas,
llevan años conteniendo
el semen de su libre expresión,
flema atómica que es robada por sus cuerpos
por cables que llegan hasta la Central.
Las termitas son más pequeñas
que sus propias antenas
pero tienen cara de chip
y sirven a Central barriendo las calles.
El poeta Asmodeo corre por un laberinto
de letras-rascacielos de aluminio;
han vuelto su propio libro contra él
y el suelo es ahora alquitrán y cables de desguace
que le absorben a cada paso.
Hay una intención neo-estigia,
un rumor Basic que fluye por las autopistas enjambre,
un susurro de derviches postnucleares,
de trajes luminoso-transparentes,
que amenazan a la tecnocracia
con la leyenda de un sutra omega
que, una vez gritado,
levantará a un Golem niet
formado con piel de lobo extinguido
y el pelo de estaño,
ojos de mar evaporado,
que gozará ilegalmente, con riesgo de su vida,
llegará a un éxtasis de megaturbinas prostáticas
y, con una eyaculación zen,
destruirá de una vez por todas la tecnología.


Safe Creative #1203091278993




Foto:
-Foto promocional del largometraje Ghost in the shell (1995), de Mamuro Oshii




Marilyn Manson - The beautiful people (con subtitulos) from Juan Pablo on Vimeo.





viernes, 10 de febrero de 2012

La reina de la brisa























Cada acto a tu lado
se convierte en una runa
de inexplicable significado.
Los niños congelados gritan
pero no puedo dejar de abrazarte.
Espuma debajo de tu nuca
y vainilla gaseosa en tu cuello.
Te mereces todo
y todo te quiero dar,
incluso que veas a los montículos de nieve llorar
con gemidos metálicos en tu nombre.
Mientras,
mis dedos son monstruos
manejando torpemente un cigarrillo.
Y tú
detienes el aire con cada calada,
saludando al mundo,
los árboles como velas celebrándonos,
la reina de la brisa
respirando amor conmigo en la terraza.


Safe Creative #1202101060931


Poema publicado en la revista GROENLANDIA, nº 12:
http://es.scribd.com/doc/64940099/Groenlandia-Doce-Final



Foto:
-Foto promocional del grupo musical LYCIA
 








jueves, 2 de febrero de 2012

NO HIT


























Water
Belong to water
from toast to toast
it doesn’t matter
you know the thing.
Slumber,
fishing the stranger
semen white cigar
hanging in tears
I’m going to madness

Is it coming my blast?
Is it is it is it
Is it coming my blast?
I don’t know
what Tokio have

Struggle
without a candle
sucking the feelings
feeling the shit
spitting the minds
but I’m not a hunter
Skulls
in the mirror with you
the fucking face
of the dancers on trip
dying with moon

Is it coming my blast?
Is it is it is it
Is it coming my blast?
I don’t know
the Earth can’t that stand

The young man crash
Kill aliens moving
I understand


Safe Creative #1202021018951




Foto:
-Tumba de Jim Morrison, Pere La Chaise Paris, de Jacob Sonne








viernes, 13 de enero de 2012

Música en el pantano





















El tiempo puede ser una cadena
a la que faltan eslabones.
Así había sido
y así lo habías sentido.
Pero también habías proferido
los rugidos de la desesperación
y el ruido fragoso del odio,
pateando las calles,
babeando esclavo de la ansiedad
hacia una diversión a cualquier precio,
una destrucción totalmente narcotizante,
totalmente cambiante…

Buscabas el ruido,
odiando lo conocido,
sintiéndote tú mismo odiado,
incomprendido,
pero no comprendías
la naturaleza del sonido.
Una vez más vino la fiebre,
una cárcel de aislamiento y flojera
en torno de tu frente,
deseando, aun estando inmóvil,
los destinos marcados
y la esperanza agotada.

Pero no,
no era eso el sonido,
y el sonido nunca ha sido el ruido,
no,
no lo ha sido.

Luego la oscuridad,
necesaria,
fiel siempre en cada esquina,
esperando,
comprendiendo,
siempre siendo nada más que ella misma.
Nunca se había ido,
pero ni te odia ni te ha querido,
posiblemente la única
capaz de tener tal sentido.
Un vacío,
una ausencia,
escondido,
pero presente.

Y entonces,
ese día volvió a surgir,
susurrando,
besándote su música en la nuca,
como siempre había hecho.
Ya no había odio,
ya no sentías miedo,
porque sabías que llegaría la muerte
pero que seguías estando vivo.
Y ese fue tu nirvana,
tu banda sonora cotidiana,
esa tu musa enamorada,
una belleza rodeándote
en una universal telaraña
de sensaciones:
los ecualizadores del edificio
se hacen grietas,
subiendo y bajando en arpegios,
una única ventana llena de guirnaldas
brillando en el gris edificio.
Envolviéndote un frío nórdico,
una niebla en el borde del mundo,
relajando y mostrando
y volviéndote ebrio,
loco, extraño, distinto a los ojos de todos,
porque ahora en el pantano sediento
estoy sintiendo y escuchando
la música de los nenúfares
latiendo.



Safe Creative #1202011010293






Foto:
-Portrait de Philippe Fichot









miércoles, 4 de enero de 2012

Cyberpunk


















Ámame antes de que contraiga cáncer
pero has de saber antes
que mido a mis amigos por la forma en que arden.
No hay tiempo.
Las células se juntan y confabulan
cada vez más parecidas a un arma mortal.
Por aquí y por allá
una corteza metálica para el planeta,
crece.
Exterminio,
destrucción,
cráneos vaciados terriblemente.
Se acercan
y me tengo que mover entre esta sangre,
carroña y huesos llenos de hongos,
gérmenes y corrupción,
insectos naves minúsculas,
todo en todas partes,
acechando.
¿No lo entiendes?
Por eso necesito la purga,
la pureza de los mensajes del líquido,
la información codificada en gritos,
surrealismo profético,
mandando datos a cada Centro Neurona,
buscando crear una red de electricidad,
carne, vísceras y, sobre todo, sangre,
un mapa directo hacia el revés real,
en los confines de la galaxia percepción.
Pero necesito armas,
debo ser un guerrero desnudo y ejecutor,
implacable y frío,
ser de carne metálica,
acoplando a mi cuerpo fusiles humanos,
personas escudos que cortan y despedazan al enemigo.
El arma biológica, el guerrero cárnico, el samurai siamés
es tu carne y tu pensamiento
siendo mi artillería y mi espada
fusionadas a mi terminal drogodependiente,
una masa de carne mortífera
cargada con carne y violencia
para crear una nueva ofensiva
en esta interminable guerra de dimensiones.


Safe Creative #1201040847504



Foto:
-Fotograma de la película The dark knight rises (2012), de Christopher Nolan