viernes, 20 de abril de 2012

Sueño simple

























Veo la noche con ganancia en los ojos,
decibelios de ruido atmosférico que me hacen preguntarme
si será posible la rebelión exterior, más allá de esa ventana.
Psicoalumbramientos.
Nalgas digitales en el imperio del asco.
Noto que sudas cobardía.

Sueño simple.
Pasan las caídas estroboscópicas,
desplomado más allá de cualquier vigilancia,
y me decido a dejar a las mentes de arena,
a rechazar su hipersensibilidad a lo material
y su exquisito gusto capital
para abrazar enamorado la vulgaridad,
asqueado por cualquier perfume,
por cualquier rasgo dulce;
para preferir rostros asimétricos, triunfalmente imperfectos
que brillan reflejando su calidez inconsciente e innata,
su horno interior de cariño Fahrenheit infinito,
abrazado a su robustez de madre omnipotente
y eternamente comprensiva,
una carne que siempre perdona,
agarrado a sus nalgas y a sus piernas
como a columnas de la Gran Bóveda,
y sentir cómo la sola sonrisa de su rostro humilde
provoca que fluya,
sincero y satisfecho,
la verdadera revelación sólo posible entre dos:
el alivio.

Pasó como todo pasa
y por eso soy quien soy.
Impotente por la frialdad
siento la cercanía de la debilidad,
sensación de columnas gigantes
a punto de caer sobre mí
pero sin hacerlo nunca.
Atravesado y domesticado por la tableta,
de pie o sentado,
mis miedos se van con el sudor de la fiebre
y de nuevo soy un cadáver
preparado para combatir,
con la piel pálida  y fría,
sintiendo todas y cada una
de las mínimas caricias del aire.

Safe Creative #1204201507552



Foto:
-Smell of solitude, de Katja Faith





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deposita aquí parte de tu esencia