jueves, 29 de abril de 2010

El antibuda




















Bestias con pelos metálicos,....
mandíbulas babeantes y sensuales,....
el olor a predación excitante en el aire,....
la palpitación de la savia en las venas de la vegetación.....
Jungla de violencia latente,....
silenciosa y solemne en su pre-caos,....
edén salvaje más antiguo que el mundo.....
 ....
Y en su centro,....
junto al conjunto de árboles con forma de titán y la tierra de los monos azules,....
un templo, un Angkor Watt antediluviano,....
del tamaño de cien llanuras.....
Vegetación de piedra, exhuberante y caótica,....
componiendo su estructura,....
plagada de estatuas terroríficas....
con las caras de las bestias antiguas....
y de los horribles dioses que no fueron.....
Encrucijada de ruinas cósmicas,....
de sedimentos de la sangre de los quasars....
que cayeron en la selva ....
cuando la Tierra era un espermatozoide.....
 ....
Y, dentro, un guerrero,....
un soldado convertido en poeta del caos....
que canta al horror y a la belleza del asesinato,....
escoltado por un ejército de aborígenes de piel verde,....
con los cuerpos llenos de tatuajes indescifrables....
que hablan del suicidio de los dioses....
cuando conocieron al nuevo mesías,....
su señor,....
que lee un mantra o un poema oriental....
protegido por sus M-16:....
el Antibuda.....
 ....
Su cara es un agujero en el tiempo y el espacio....
y sus manos están llenas de ojos.....
Una estatua de piedra entre los cíclopes del templo,....
cuerpo de calma y concentración que oculta el misterio.....
Su cabeza granítica y rapada se alza....
y de sus labios brota una voz que es una lanza invisible....
enmedio del momento paralizado:....
 ....
“Una vez tuve un sueño. Yo formaba parte de una comunidad de ratas, pero, antes de entrar en ella, las ratas me sometieron a un examen de ingreso, ya sabes. Decían que era demasiado humano.  Así que me tiraron desnudo a un profundo y estrecho foso, cuyo fondo estaba lleno de agua sucia que me llegaba hasta las rodillas. Allí abajo había un inmenso caracol, del tamaño de un hombre, que estaba de pie frente a mí, mostrando así toda su parte baja, húmeda y repugnante. En ese momento un extraño impulso dentro de mí... no sé cómo explicarlo... una irresistible atracción, sensual, me obligó a abalanzarme sobre el caracol y, hundiéndome en su capa babosa y gelatinosa, comenzamos a copular, brutalmente al principio y delicadamente al final, revolcándonos por el agua pútrida. Poco a poco me fui hundiendo cada vez más en su carne invertebrada hasta adentrarme totalmente en su cuerpo. Sólo veía flema blanca y espuma colaginosa y fluctuante, y acabé sintiendo una increible explosión en mi nuca. Todo se volvió negro y, cuando abrí los ojos, me vi corriendo por interminables túneles llenos de mierda y basura que apestaban hasta el punto de asfixiarme. Luego vi cómo montones de ratas cubrían mi cuerpo y me comían a mordiscos, con tanta fuerza que llegaron a arrancarme el pene. El sueño terminó en una oscura selva; mi cuerpo estaba lleno de sangre y en el suelo yacía mi cabeza, con una sonrisa en la boca.
Desde entonces soy el rey de las ratas.”....
 ....

En ese momento

siento cómo me cortan la cabeza.


Safe Creative #1005046199526




Foto: 
-Marlon Brando. Foto de rodaje de "Apocalypse now" (1979), de Francis Ford Coppola.









 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deposita aquí parte de tu esencia